fbpx

Cinco estrategias para no deprimirte en navidades

Inicio / Psicología y Cultura / Cinco estrategias para no deprimirte en navidades

Los psicólogos coaches transculturales somos conscientes de que la época de navidad contribuye a que se gatille la depresión estacional en personas de todas partes del mundo.

En nuestras sesiones escuchamos las siguientes quejas: “no tengo dinero para comprar regalos a mis amistades y a mi familia”; “no tengo amistades con quienes pasar las fiestas”; “me siento triste porque ya no tengo a mi padre conmigo”; “tengo que pasar las navidades con personas a las que no quiero”; “no tengo dinero para viajar”, y un largo etcétera de situaciones que te pueden resultar familiares.

También hay que tener en cuenta que idealizamos esta época y nos sentimos obligados a sentir un estado de felicidad que se potencia con agresivas campañas de marketing que te generan necesidades que la mayoría de las veces no son reales.

La excesiva reflexión y rumiación sobre las cosas que no tienes te sitúa en el rol de víctima dado que una víctima no puede hacer  nada para cambiar su situación.

Si este es tu caso, me gustaría que salieras de tu rol de víctima y que atiendas a las siguientes estrategias porque aunque no lo creas tienes infinitas posibilidades para cambiar:

  1. Cuida tu bolsillo: comprar regalos y asistir a fiestas navideñas puede hacer explotar tu bolsillo. Ponte un presupuesto limite y no pases de allí. Es conveniente que, no te dejes llevar por emociones pasajeras y la impulsividad. Además, puedes  hacer sugerencias a tus familiares para gastar menos, como por ejemplo, solo hacer regalos a los niños.
  2. Gestiona las tensiones familiares: lo que te voy a decir a priori, para algunas personas puede considerarse un pecado. El hecho de que compartas un lazo sanguíneo con un familiar no te obliga a pasar las navidades con personas con las que no hayas resuelto algunos conflictos.  Pero, si decides hacerlo deberás llevar a parte de regalos un listado de estrategias para no entrar al trapo en discusiones o provocaciones típicas de esta época.
  3. Gestiona la soledad: si piensas que estás en una situación de aislamiento lo primero que tienes que entender es que tus principales aliados son invisibles e intangibles pero tremendamente poderosos. No les ves, no les tocas, pero están allí y tienen una gran influencia en ti. ¿Sabes a lo que me refiero? Si, efectivamente, a tus pensamientos que pueden estar a tu favor o en tu contra. ¿Por qué no hacer que estén a tu favor? Cuando tienes los pensamientos a tu favor caminas hacia la creatividad, la creatividad te lleva a sonreír, la sonrisa es contagiosa, y sin pensarlo, puedes conectar con muchas personas. Una de mis clientes decidió reírse de si misma y el día de navidad conoció en un Starbucks a su pareja actual. Otro, decidió prepararse un desayuno creativo; otra se compró un regalo de navidad por adelantado. Como ves, no hace falta hacer grandes cosas pero si cambiar de actitud.
  4. No abuses del alcohol: puede ser tentador beber en exceso y sentirte con más glamour con una copa de cava o champán en la mano; o bien, sentirte más alegre que de costumbre. El problema es que el alcohol puede llegar a potenciar el estrés, la ansiedad y la depresión. Así que ojo, con lo que bebes.
  5. Mantente en forma: no comas en exceso, no trasnoches más de lo necesario y sigue haciendo deporte. De lo contrario, después de las fiestas tendrás kilos de más y como consecuencia, más depresión.

Si no tienes dificultades en la época de navidad puedes agregar en tu listado de felicidad echar una mano  a alguna persona que si los tenga.

Si tienes dificultades en la época de navidad es una oportunidad para pensar, sentir y actuar de forma distinta. Hoy es hoy, ayer fue ayer.

Estos consejos parecen sencillos, sin embargo, llevarlos a la práctica no es tan fácil. Por ello, es muy importante que reconozcas y evites los comportamientos que te pueden perjudicar.

Mercedes Valladares Pineda

Psicóloga coach experta en TransCulturalidad

WhatsApp chat