¿Existe “body shaming” en Madrid?

Inicio / Blog / ¿Existe “body shaming” en Madrid?

¿Existe “body shaming” en Madrid?

Body shaming, es un término que se ha venido escuchando con frecuencia en los últimos años y ha sido el protagonista de revistas femeninas como Bazaar.

La traducción literaria de body shaming es vergüenza del cuerpo y tiene dos acepciones:

1) Sentir vergüenza por nuestro propio cuerpo.

2) Criticar el cuerpo de otras personas porque no cumplen los estándares internacionales que se han extendido en todo el mundo: mujeres con abundantes senos, piernas delgadas, cintura pequeña, glúteos grandes y bien formados.

Aunque se ponga el foco del body shaming en las mujeres, también se produce en los hombres, sobre todo cuando estos padecen de una obesidad mórbida, cuando tienen una barriga prominente o son muy bajitos. En Estados Unidos, el porcentaje de obesidad es muy alto y por eso, desde temprana edad los niños aprenden a respetar a sus compañeros con sobrepeso.

Tanto las mujeres demasiado delgadas (skinny shaming) como las que tienen sobrepeso (fat shaming), luchan por adaptarse a los cánones de belleza irrealistas que se han impuesto como exigencia excluyente en todo el planeta.

Algunas celebrities han reaccionado frente a estas exigencias exhibiendo con naturalidad sus kilos de más con la intención de dar un vuelco a nuestra manera de pensar.

Lo cierto es que las empresas de productos contra la celulitis, fármacos adelgazantes, los cirujanos plásticos y toda la industria dedicada al sector de la belleza, son los grandes favorecidos de la lucha diaria de miles de personas que quieren ir en contra de su genética.

Hay personas de algunas razas que por más que lo intenten no van a conseguir un cuerpo estilizado y otras que, no van a tener un cuerpo lleno de curvas al estilo Sofía Loren.

En nuestra época, las críticas hacia los demás se reproducen más rápidamente debido al efecto multiplicador de las redes sociales que han hecho que estos comportamientos sean más evidentes.

Cuando un personaje público critica a otra persona, de forma inmediata se produce una avalancha de reinvindicaciones hacia la supuesta víctima.

En muchos casos, recriminamos a la persona que ha hecho la critica. En este contexto, la ex playboy Dany Mathers, fue expulsada de su gimnasio por haber criticado en las redes sociales el cuerpo de una señora de 70 años de edad.

Sin embargo, esta expulsión no es suficiente para reparar los daños morales sufridos por una mujer que solo pretendía hacer deporte y llevar una vida sana.

¿Cuál es la solución para erradicar el Body Shaming?

Si estás haciéndole body shaming a alguien, lo más conveniente es que profundices en el origen de tus criticas. Para ello, te invito a reflexionar sobre los siguientes puntos:

1. Buscas alivio a tus propios complejos. De manera inconsciente criticas a otras personas porque te sientes más tranquilo si tienen los mismos defectos que tú. Por ejemplo, vientre prominente.

2. Te tranquilizas pensando que es mejor tener un defecto en lugar de otro. Es cuando criticas a otras personas porque estás en el extremo opuesto. Puedes tener los pechos grandes y tú criticas a alguien con los pechos pequeños. Pero en el fondo, te sigues sintiendo mal.

3. Descalificas a otras personas pero en realidad te estás haciendo una autocrítica. Te pongo un ejemplo: criticas a las personas que aparecen en los medios de comunicación resaltando los defectos de los demás porque tú estás haciendo exactamente lo mismo con una persona de tu entorno: trabajo, familia, etc.

4. Criticas a una persona porque la has idealizado. Te puedo citar esta situación: tu actriz favorita ha dado a luz y se presenta en la playa sin haber perdido los kilos que ha cogido durante su embarazo y no soportas que haya dejado de ser perfecta.

Si estás en cualquiera de las situaciones anteriores, tienes una gran oportunidad para aprender sobre ti mismo y ser una mejor persona.

Si, por otra parte eres tú quien está sufriendo body shaming, puedes encontrar muchos consejos en internet. Incluso, te pueden llegar a decir que realices un voluntariado que te haga valorar las cosas positivas que tienes en tu vida y que te olvides de los defectos de tu cuerpo. Te invito a reflexionar sobre las siguientes preguntas:

1. ¿Estás satisfaciendo las necesidades de otras personas en lugar de las tuyas? Una amiga está a régimen de forma permanente para satisfacer los ideales de belleza de su pareja.

2. ¿Haz hecho un examen de conciencia sobre tu cuerpo? Si genéticamente, tu cuerpo está lleno de curvas, ¿merece la pena invertir tu tiempo y tu esfuerzo para eliminarlas?. Lo mismo te digo, en el caso de que seas extremadamente delgada y quieras aumentar de peso.

3. ¿Eres consciente de que eres una persona única e irrepetible en el mundo? ¿por qué quieres transformarte en otra persona que no eres? Si consigues los estándares de belleza internacional, ¿te sentirás querido por lo que en realidad eres?

4. ¿Pones en alza tu diversidad? Ser diferente es tu marca personal sin necesidad de hacer ningún esfuerzo para conseguir algo que no eres.

Y ahora volvamos al título de este artículo… ¿Existe “body shaming” en Madrid?

La buena noticia, es que no todo está perdido. Este año en Madrid se ha consolidado la moda de los mini vaqueros. En la capital española, podemos ver luciendo con naturalidad su anatomía, tanto a personas con sobrepeso como a personas muy delgadas, personas con celulitis, personas con estrías, en definitiva, personas reales.

El “body shaming” es un término de moda que pone de manifiesto una situación que existe desde siempre.

Desde pequeños -por imitación- en la familia, en la escuela y, a través de los medios de comunicación, aprendemos a criticar a las personas por su apariencia física, bien por sus facciones o bien por algún “defecto” en su cuerpo.

El problema es que la tiranía de la belleza estereotipada está profundamente arraigada en nuestra sociedad. Gracias a internet, esta epidemia alcanza a personas procedentes de los lugares más recónditos del mundo. Por lo tanto, hay muchas personas más afectadas.

Promover la aceptación y la diversidad son las armas más eficaces para combatir las epidemias propias del siglo en que vivimos.

Mercedes Valladares Pineda
Psicóloga Experta en Coaching TransCultural

Foto: https://yourstory.com/2017/06/body-shaming-2/

WhatsApp chat