La diversidad desde una perspectiva sueca

Inicio / Blog / La diversidad desde una perspectiva sueca

Estamos con Verenice Bengtsson, abogada que se confiesa muy afortunada por haberse especializado en el área de los Derechos Humanos ya que es su gran pasión. En la actualidad es gerente de proyectos de la organización sueca Drivraft Malmö financiada por la empresa privada, la princesa Victoria de Suecia y el Ministerio de Educación.  Es miembro del jurado de los premios Diversity Index Award en Suecia. Estos premios serán entregados a sus ganadores el próximo 16 de octubre de 2019.

TransCulturality (TC): Verenice estamos encantados de que hayas aceptado hacer esta entrevista con nuestra organización. Como es habitual en nuestras entrevistas, vamos a iniciar con la siguiente pregunta:  ¿qué se te viene a la mente cuando escuchas la palabra transculturalidad?

Verenice (V en adelante): Cuando escucho la palabra transculturalidad pienso en conexión y comunicación, ya que, cada persona lleva dentro un trozo de cada cultura. Por ejemplo, yo nací en Costa Rica y crecí en Honduras, viví en Tegucigalpa hasta el 2006, año en que me casé y me fui a vivir al sur de Suecia.  Esta sensación de conexión entre todos los seres humanos me hace, de un lado disfrutar de mi trabajo que consiste  en la promoción y la creación de sociedades más democráticas e igualitarias; y de otro el hecho de realizar un trabajo que contribuye a cambiar de forma positiva la vida de otras personas le da un significado a mi vida. Es por ello que he decidido contribuir a alcanzar cinco de las metas globales de la agenda de los objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas previstos para el año 2030: 1) eliminar la pobreza;   2) reducir la desigualdad; 3) generar acceso a buena educación; 4) alcanzar la igualdad de género, y; 5) promover sociedades pacíficas e inclusivas para un desarrollo sostenible.

TC: ¿En qué consisten los premios Diversity Index Award de Suecia, ¿Qué organización los patrocina?

V: El premio a la diversidad fue creado en el año  2012, por Yacir Persson-Chelbat, ciudadano de origen marroquí que vivió muchos años en Norte América. En la actualidad, está casado con una ciudadana sueca y lleva casi 30 años en Suecia.

A partir del año 2012 este premio a la diversidad se entrega anualmente, y su objetivo es reconocer a las personas, organizaciones o empresas que a través de acciones concretas como la educación y la realización de campañas de concienciación promueven la diversidad, más allá del color de piel o la pertenencia a un grupo étnico; y que utilicen mecanismos de prevención para contrarrestar la discriminación en Suecia. Está patrocinado por la alcaldía de la ciudad de Malmö y de algunas de las empresas suecas que apuestan por la diversidad como factor de desarrollo y productividad.

TC: ¿Qué organizaciones han obtenido este premio en ediciones pasadas?

V: Las personas y organizaciones ganadoras en las ediciones pasadas han sido tan diversas como el mismo premio. Lo han obtenido empresas y grandes consorcios que llevan tras sus espaldas un trabajo contrastado en el área  de la responsabilidad social y el desarrollo sostenible; un grupo editorial que tradujo los diarios suecos para que estos fueran accesibles a todos los ciudadanos que hablan la lengua árabe con la misión de que tuvieran a su alcance las noticias nacionales y sobre todo las internacionales; y, una abogada que creó una organización para promover el liderazgo y el diálogo inter-religioso por medio de la implementación de un programa de mentorías orientado a mujeres de diferentes culturas y religiones, por citarte algunos ejemplos.

TC: ¿Cómo se entiende en Suecia el concepto de diversidad?

V: En Suecia como en otros países, es común que la diversidad se asocie con el ámbito social y/o laboral,  con la nacionalidad y/o etnicidad. Pero, en realidad se trata de reconocer que cada persona es única y que tanto tu género, como tu sexo, religión, creencias, nacionalidad, y tu edad son las piezas de un puzle en la que cada pieza contribuye a crear y hacer de ti  una persona única. Y  reconocer la unicidad es la clave fundamental para complementarnos y para dar paso a la creatividad, la participación y la productividad. En otras palabras, lo que quiero decir desde un punto de vista metafórico es que: “no basta con que te inviten a la fiesta, se trata de invitarte a bailar de verdad y participar”.  Si bien la sociedad sueca ha avanzado en temas de igualdad, para los suecos la meta número 16 de la agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible implica el reto y la necesidad de fortalecer instituciones y crear sociedades más inclusivas para eliminar la exclusión, la desigualdad y el racismo.

Recordemos que en Suecia en las elecciones recién pasadas el 20% de los electores, votó al partido xenófobo Sverigedemokraterna (suecos demócratas) y eso nos indica que aún hay mucho por hacer. La presencia de los valores democráticos se manifiesta en un 80% de los electores. Está claro que existe la necesidad de reconocer las buenas prácticas que continúan apostando por la igualdad de oportunidades y los valores solidarios.

TC: ¿Cómo has llegado a formar parte del jurado de estos premios?

Mi elección como parte del jurado de estos premios está relacionada con mi trayectoria profesional. Desde que empecé a trabajar en Suecia me he dedicado a promover el enfoque de empresas y derechos humanos a través de conferencias y la impartición de talleres.  También soy co-autora de un manual financiado por la Unión Europea, para líderes, directores y gerentes sobre cómo gestionar la diversidad cultural. El objetivo del mismo,  es aumentar el crecimiento económico y establecer una estrategia de identificación con el cliente para atraer y retener talentos internacionales. Durante el tiempo que trabajé con mi anterior empleador MINE, logramos que dicha organización se convirtiera en una de las tres finalistas al premio a la diversidad que se entrega en la gala anual del sector industrial de Malmö.

En la actualidad, trabajo para Drivkraft Malmö, que es la organización que ganó el premio Diversity Index Award 2016 en la categoría “edad”, gracias a sus esfuerzos para promover que los niños y los jóvenes tengan garantizada la igualdad de derechos y oportunidades.  En este contexto conocí a Yacir Persson-Chelbat y en el momento que me informó que la junta directiva de su organización había decidido invitarme a formar parte del jurado, no dudé ni un segundo en aceptar esta invitación. Realmente me siento honrada de ser parte de un jurado que no solo tiene un equilibrio representativo entre hombres y mujeres, sino también en la representación de distintas profesiones, edades y nacionalidades.

TC: Como tú bien has apuntado antes, la diversidad es un término muy amplio que abarca diferentes categorías, ¿qué categorías toma en cuenta el premio Diversity Index Award?

V: El premio toma en cuenta siete categorías que se fundamentan en la legislación sueca. La ley establece siete fundamentos o causales de discriminación: 1) edad; 2) etnicidad; 3) discapacidad; 4) identidad y expresión de género; 5) orientación sexual; 6) religión; 7) sexo y 8) un premio que reconoce al personaje del año que a través de sus acciones inspira a otras personas para luchar contra la discriminación.

TC: ¿Cuáles son los criterios para seleccionar a las personas nominadas a este premio?

V: Los criterios para seleccionar a los héroes y las heroínas de la diversidad son: 1) La relevancia de las acciones 2) La autenticidad que se refiere a lo que hace único a un proyecto, acción u organización. 3)  Aporte o contribución personal de forma independiente o  a un aporte o contribución  por parte del sector público o privado. 4) El grado de coraje y compromiso individual y; 5) El impacto que genera en la sociedad o en determinado grupo.

TC: Te vamos a hacer una pregunta muy indiscreta, tienes toda la libertad para no contestarla: ¿quiénes son tus nominados?

No te puedo revelar los nombres porque el jurado está en proceso de estudio y selección de los finalistas. Solo te puedo compartir que he nominado: 1) A un grupo de personas que durante años y desde distintas trincheras han abierto las puertas a profesionales extranjeros para que puedan trabajar en Suecia y contribuir a la sociedad con sus habilidades y su formación específica; 2) A una persona que ha creado un listado de más de 100 mujeres profesionales con el fin de promover la igualdad de género en las juntas directivas y puestos de decisión de las empresas más grandes del país, como por ejemplo, las que cotizan en la bolsa de valores. 3) A una persona muy joven que se ha convertido en la lideresa de las acciones para contrarrestar los efectos del cambio climático. Esta persona ha demostrado al mundo entero que la diversidad funcional también puede convertirse en una oportunidad única para aportar un cambio de perspectiva capaz de revolucionar y crear todo un movimiento global y generacional que seguramente moverá conciencias y decisiones en la arena política nacional e internacional. Quizá su lucha no es contra la discriminación, pero sin pretenderlo se ha convertido en el ejemplo que rompe de una vez por todas con los estereotipos y los mitos que aseguran que una persona con autismo o síndrome de asperger carece de empatía. ¿Seguramente sabes de quien te hablo no?

TC: Me lo puedo imaginar…

TC: ¿Los nominados a este premio pueden provenir de cualquier parte del mundo o es un premio que se da a nivel nacional?

V: Por ahora el premio es a nivel nacional y pueden hacernos llegar sus nominaciones hasta el 20 de mayo de 2019. Si los lectores y lectoras de TransCulturality conocen a alguna heroína o héroe anónimo que trabaja para erradicar la discriminación en Suecia, se lo puede contar al jurado aqui.

TC: Verenice, ha sido un enorme placer contar contigo para esta entrevista. Esperamos que esta sea el primer contacto para tender puentes entre instituciones iberoamericanas que en la actualidad están trabajando la diversidad en el sentido más amplio de la palabra y en todas sus dimensiones.

V: Un gusto, muchas gracias por invitarme a participar y por supuesto ya encontraremos espacios de cooperación para continuar creando conciencia sobre la inmensa riqueza que existe entre tantas y distintas culturas. Como seres humanos son más las cosas que nos unen, en ello, debemos enfocarnos para crear individuos y sociedades más felices y prósperas.  ¡Hasta pronto!

Mercedes Valladares Pineda

Psicóloga Experta en Coaching TransCultural

WhatsApp chat