Lo que no sabes sobre ti

Inicio / Diversidad / Lo que no sabes sobre ti

Es probable que cuando escuchas el término “sesgo inconsciente” tu mente te lleve de forma automática a una situación en la que alguien te juzgue sin conocerte bien. La verdad es que tú también actúas movido por diferentes tipos de sesgos.

La responsable de una multinacional en Madrid me dijo que estaba buscando españoles que: 1) hubieran residido una temporada en el extranjero, 2) que contaran con idiomas y 3) con experiencia internacional. Según ella, estos tres requisitos bastaban para encajar  en una empresa con personas de diferentes culturas.

Los sesgos inconscientes son estereotipos aprendidos en nuestra vida que se reproducen de forma automática, inconsciente y no intencional. La consecuencia es que influyen en comportamientos decisivos .

Si quieres hacer un test de 1:09 sobre tus sesgos inconscientes pincha en este enlace https://www.youtube.com/watch?v=0veDFGo666s Si no tienes tiempo, contesta a algunas de las preguntas del test aquí:

  1. ¿Qué piensas de una persona que lleva un arma?
  2. ¿Qué piensas de una persona que no va a misa los domingos?
  3. ¿Qué piensas de una persona que vota por otro candidato diferente al tuyo?
  4. ¿Qué piensas de alguien que no come carne?
  5. ¿Qué piensas de una persona que lleva un tatuaje?
  6. ¿Qué piensas de las personas que están en contra del matrimonio?
  7. ¿Qué piensas de una persona que conduce un coche eléctrico?
  8. ¿Qué piensas de una persona que no habla inglés?

Los neurólogos explican que para poder sobrevivir, nuestro cerebro de -manera inconsciente- ha dividido la información en categorías, esto es, “lo familiar” vs “no familiar” . De ahí que dividamos las cosas en “blanco” vs. “negro”, “hombres” vs. “mujeres”, “igual” vs. “diferente”.

Por ello, categorizamos el mundo en dos: “ellos” y “nosotros”. En la categoría “ellos” metemos a las personas que no comparten nuestra visión del mundo. Y en “nosotros”, están incluidas las personas que si lo hacen.

Nosotros reforzamos nuestros sesgos día a día  a través de los medios de comunicación, las conversaciones con nuestros amigos y en el entorno en el que nos desenvolvemos. El lenguaje es una herramienta muy poderosa que contribuye a perpetuarlos. Lo más grave es que ni siquiera los cuestionamos. ¿Te has sorprendido alguna vez diciendo algunas de estas frases?

“Trabajo como un negro”.

“Me estás contando un cuento chino”.

“Te enrollas más que una mujer”.

“Tenía que ser andaluz”.

“Eres un poco tío” (frase dirigida a una mujer)

“Cuando bebes pareces un camionero”

“Es difícil que una mujer de su brazo a torcer”

En Estados Unidos, algunas empresas invierten en formación para rebajar estos sesgos en el entorno laboral. Los sesgos causan estragos en todas las áreas de la empresa, de ahí que  los departamentos de recursos humanos pongan mucha  atención en detectarlos con la finalidad de establecer patrones de corrección en los procesos de selección de trabajadores.

En una empresa hasta el más mínimo detalle puede convertirse en un sesgo empezando por nuestra apariencia, el coche, la marca de nuestro ordenador o la zona en la que vivimos. En este contexto, en algunos países como Inglaterra se ha introducido el CV Ciego con el objetivo de realizar contrataciones más ajustadas a los perfiles profesionales que se necesitan.

Pero, ¿Cómo podemos disminuir los sesgos inconscientes?

Después de impartir un curso para el área de recursos humanos de una conocida multinacional, me dijeron que disminuir o reducir los sesgos inconscientes era muy complicado y que para eliminarlos  tendríamos que estar en un permanente estado de iluminación y vivir en el presente.

¡Llevan un poco de razón! Quizá no tenemos que alcanzar un estado de iluminación pero si podemos ser más conscientes en nuestra forma de pensar que está plagada de sesgos.

A continuación de dejo algunos “tips” para disminuir estos sesgos en el ámbito laboral:

  1. Formación específica. Imparte formación específica sobre sesgos inconscientes en tu empresa con la condición de que incluya de forma obligatoria un seguimiento a largo plazo. El artículo publicado en la revista Forbes, Does Unconscious Bias Training Really Work? apunta que es imposible cambiar comportamientos, estereotipos y prejuicios inconscientes en un taller de un día. Es necesario diseñar una herramienta como el Implicit Association Test (IAT) de Harvard, que se adapte a las características de tu empresa.
  2. Formación inclusiva. Los cambios culturales en las organizaciones se producen si se incluye a todo el personal. En muchas empresas los directivos no participan en las formaciones de sus colaboradores. Esto tiene un efecto contraproducente porque no se pueden poner en marcha comportamientos que se desconocen y el dicho: “Son más importantes los hechos que las palabras”, va directamente al cubo de la basura.
  3. Implementa nuevas estrategias de selección.Por ejemplo, el CV ciego en el que se omitan detalles como la edad, sexo, cultura, género, sexo, etc. de los candidatos.
  4. Desconfía de ti mismo y cuestiónate siempre. Observa con quienes no te relacionas en tú trabajo y pregúntate que sesgo hay detrás de tu comportamiento. Luego, arriésgate y entabla una conversación con ese tipo de persona.

Ahora que sabes que es un sesgo inconsciente, te pregunto: ¿cuáles son los sesgos inconscientes de la responsable del departamento de recursos humanos que estaba seleccionando personal en una empresa multinacional?

Mercedes Valladares Pineda

Psicóloga Experta en Coaching TransCultural

PD: Aquí te dejo algunos de los sesgos inconscientes del caso que cito arriba:

  1. Residir una temporada en el extranjero no garantiza que una persona se haya relacionado con los autóctonos de un país.
  2. Hablar otros idiomas no te convierte en una persona competentemente intercultural.
  3. Tener experiencia internacional no es sinónimo de relacionarte con personas de diferentes culturas.

 

 

WhatsApp chat