¿Pedir perdón tiene fecha de caducidad?

Inicio / Blog / ¿Pedir perdón tiene fecha de caducidad?
Todo depende del lado en que la historia nos ha posicionado

TransCulturality: Estamos con Salvador Rodríguez Gil, uno de nuestros colaboradores mexicanos que es psicólogo social y formador intercultural. El año pasado, tuvimos el honor de contar con él en nuestro ciclo anual de webinars. Su ponencia “La psicología del mexicano en el mundo de los negocios” nos ayudó a conocer la amplia diversidad con la que cuenta México.

En el mes de enero de este año, hemos lanzado un e-book con el mismo titulo en el que se recogen contenidos muy útiles en el campo de la psicología, la cultura y otras ciencias sociales.

Su lectura se ha hecho de rabiosa actualidad a raíz de las declaraciones del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quien ha difundido en los medios que hace unos meses formuló al Rey de España Felipe VI y al Papa Francisco la solicitud de que ambos Jefes de Estado pidieran disculpas por los acontecimientos ocurridos hace 500 años durante la época de la conquista.

 TransCulturality: ¿Crees que la petición del presidente mexicano es el reflejo de los sentimientos de todo un país? O por el contrario, ¿sólo representa las heridas aún abiertas de las poblaciones originarias?

Salvador: Sin duda me parece un tema interesante, delicado y controversial. Por lo que se lee y escucha en medios y redes sociales, esto ha levantado todo tipo de comentarios a favor y en contra, tanto en México como en España: unos muy acalorados, beligerantes y desproporcionados y otros más mesurados, sensatos y prudentes. Ello denota que no hay un sentimiento unívoco. En este contexto, la intención del presidente es genuina. En su condición de presidente de la nación, pone en su boca lo que cree ser la voz de todo un país, aunque lo cierto es que, quienes tienen las heridas más abiertas no son los blancos sino los indígenas, como expresara Eduardo Galeano en su libro “Las venas abiertas de América Latina”. Es prudente dejar claro que hay un matiz desaprobatorio en las declaraciones por parte del sector conservador de la sociedad mexicana que no votó por López Obrador; el mismo sector que en la segunda mitad del siglo XIX trajo de Europa a Maximiliano de Habsburgo para ser emperador de México de 1864 a 1867, en tiempos del presidente Benito Juárez, de origen indígena, propiamente zapoteco, que ese sector rechazaba.

 Una de las reacciones frente a esta petición conminatoria, ha sido la de señalar que es “extemporánea”. ¿Qué opinas tú? ¿Se puede hacer una petición de perdón 500 años después de la conquista?

Salvador: Desde luego que se puede hacer una petición así, México no es el primer país que lo solicita, ni España sería el primero en ofrecer las disculpas, la lista es larga, incluida la Iglesia Católica con respecto a la inquisición que estuvo presente hace más de 500 años. Como ejemplos tenemos a Australia y Canadá que han pedido perdón a sus pueblos originarios. Él mismo presidente Andrés Manuel López Obrador ha dicho que a él, como representante del México contemporáneo, le toca pedir perdón a los indígenas mexicanos. Recordemos que la colonización de América Latina, no es sólo de México, no es un tema menor.

 Salvador, en tu e-book explicas que en la actualidad los mexicanos  se están  reconciliando con su origen indígena y europeo. Por esta razón, desde una perspectiva psicológica algunos mexicanos tienen un autoconcepto deficiente e incluso pueden llegar a sentirse inferiores.

 ¿Crees qué para el pueblo mexicano sería  positivo recibir las disculpas solicitadas por el presidente López Obrador?

Salvador: Pedir perdón o disculparse es un acto de honor y humildad del que lo ofrece y un acto de dignidad y respeto para quien lo recibe. Recuerdo que durante mi estancia en España, en un viaje a Barcelona, una amiga catalana, con la que conversaba sobre este asunto me dijo, muy consternada, casi con lágrimas en los ojos: “Salvador, que vergüenza, perdón por lo que hicieron mis antepasados a los tuyos”, mi respuesta conmovida fue: “calma, no fuiste ni tú, ni me lo hiciste a mi”, a lo que ella respondió: “por eso” y sonrío, mi reacción fue sonreír y agradecer el gesto bajando la mirada reflexivo. México es un país aún con grandes diferencias sociales, con mucho resentimiento, discriminación, racismo, falta de respeto interno, entre su propia gente, por lo que creo que a un gran grupo de la sociedad, psicológicamente le sería positivo. No se resarcirá el daño, pero al mostrar voluntad el mensaje será de búsqueda de fraternidad.

TransCulturality: Dentro de México hay muchas clases sociales y las poblaciones indígenas no son aceptadas por aquéllas que están más occidentalizadas. ¿Una disculpa por parte de España y el Vaticano podría influir en la reconciliación interna de clases sociales?

 Salvador: Desde luego la intención de la petición presidencial es diplomática en varios sentidos, de manera externa de cara a la conmemoración de este hecho en 2021, buscando el respeto en la esfera internacional, recuperar la dignidad de lo que fuimos y somos como país. Pero también de forma interna, no sé hasta qué punto puede lograrse dicha reconciliación, pero es un paso en esa dirección. Con esa intención, a los mexicanos nos hace falta reconciliarnos con nosotros mismos. En realidad, el peor enemigo de un mexicano es otro mexicano y la percepción de su baja autoestima.

TransCulturality: En el E-book comentabas que el orgullo de ser mexicano está aumentando porque la amalgama de influencias que ha tenido México se percibe como algo positivo y hacen que se convierta en un país único. ¿Crees que el orgullo de ser mexicano ha empoderado al presidente López Obrador para hacer esta solicitud de perdón tan extemporánea?

Salvador: Absolutamente de acuerdo. Mi presidente está muy orgulloso de ser mexicano, hay un buen sector de la sociedad que también lo está; que lucha por recuperar el respeto de sentirse mexicano a través de una identidad nacional, que tristemente contrasta con un sector de la población muy “malinchista” (explico el término en el e-libro), convencido de la infrahumanidad del ciudadano mexicano, lo cual es una falacia absoluta. No obstante seguimos estando muy colonizados psicológica, emocional, espiritual e intelectualmente hablando y, para muestra, un simple botón: la misma amiga catalana, en aquella larga y reveladora conversación me dijo: “¡qué curioso que en el ámbito vecinal, se sigue utilizando el termino “colonia” en lugar de usar el de “barrio” como hacen en España!. En este sentido somos el único país de habla hispana que preferimos mantener en concepto de “colonia” un sesgo negativo que aún permanece en nuestra memoria colectiva.

TransCulturality: Muchísimas gracias Salvador por compartir con nosotros tu punto de vista. A través de tus respuestas hemos podido constatar una vez más que México es un país diverso con múltiples puntos de vista. Lo que a un sector de la población le parece un despropósito a otro le da sentido. ¡Todo depende del lado en que la historia nos ha posicionado!

Salvador: Una vez más ha sido un placer para mi colaborar con vosotros.

 Conoce México leyendo el e-book: La Psicología del Mexicano en el Mundo de los Negocios. Descárgalo aquí.

 

WhatsApp chat