fbpx

Sube la energía emocional de tu equipo en las reuniones virtuales

Inicio / Blog / Sube la energía emocional de tu equipo en las reuniones virtuales

Es un poco paradójico, pero hace falta mucha energía para subir tu energía a niveles óptimos en tus reuniones virtuales. Para conseguirla, tienes que realizar una serie de acciones y cambiar algunos hábitos.

Si tuvieras que dibujar tu energía emocional, ¿cómo sería?, ¿de que color? ¿de que sabor? ¿qué olor tendría? ¿qué textura? ¿cuánto pesaría?

Cualquiera que haya sido tu respuesta es cierta porque la energía emocional es neutra, no tiene color, no tiene sabor, no tiene olor, ni peso, ni textura. Son tus interpretaciones sobre ti y tu entorno las que le dan un determinado significado.

¿Cuántas veces has pensado: “qué mala vibra” hay en mi curro hoy? Seguro que muchas veces. Probablemente, la gente habrá estado seria u ocupada y se habrá generado un ambiente poco amable.

La energía emocional está compuesta por nuestras interpretaciones, sentimientos y las reacciones fisiológicas que se producen ante un determinado hecho. Estas, contribuyen a que nos decantemos por la gama de emociones felices o la gama de emociones tristes.

En otras palabras, nuestra energía emocional es fluida, es un recurso en movimiento, se libera, se suprime o se ignora. Por ello, las personas que ignoran su energía emocional son las que tienen mayores dificultades para adaptarse a su entorno.

Ya te habrás dado cuenta de que necesitas poner de tu parte para generar una determinada energía emocional. No esperes fórmulas mágicas porque no existen. Pero, puedes poner en marcha algunas ideas para que aprendas a gestionar tu energía emocional antes de una reunión.

Si eres la persona que organiza la reunión deberás realizar acciones en las siguientes áreas:

  • Nuevas tecnologías. Es fundamental que sepas utilizar las plataformas de las reuniones virtuales, tómate tiempo para descargártelas y probar la cámara, los audífonos y el sonido.
  • Entorno de la reunión virtual. Es ideal que el entorno en el que vas a realizar la reunión tenga suficiente luz, que el mobiliario sea adecuado y que las personas que te rodean sepan que vas a estar en una reunión.
  • Trabajo antes de la reunión virtual. Asiste con suficiente preparación a la reunión y lee los documentos necesarios, elabora preguntas, dudas, comentarios o sugerencias.
  • Autocuidado personal. ¡Cuídate! Ten un vaso de agua al lado para mantenerte hidratado. Tu energía en la reunión no será la misma si has comido un plato pesado o un plato liviano.

De los aspectos anteriores, los que más desgaste nos produce, es el mal uso de las nuevas tecnologías porque ante la incertidumbre de que todo puede fallar, tu organismo genera una sustancia química que produce cortisol y este te produce estrés y ansiedad. Así que, por favor asegúrate que la parte tecnológica no será una fuga de energía para ti.

Pautas sencillas para aumentar tu nivel de energía en una reunión cuando eres el organizador:

  • Sonríe: transmitirás calidez y apertura a los participantes.
  • Cuida tu postura: apoya la espalda en la silla y pon los pies sobre el suelo. Sentirás más conexión con la realidad.
  • Tono de voz: habla imaginando que estás subiendo y bajando montañas para que tu tono de voz suba y baja y no sea plano.
  • Dirigete al niño o la niña interior de los/las participantes: organiza juegos y dinámicas, por mucha seriedad que transmitamos, todos tenemos un niño/a interior con ganas de jugar y aprender.
  • Tu mirada debe ser un baile: tienes que hacer un barrido de mirada entre la cámara y los participantes. Si los miras solo a ellos, dará la sensación de que estás viendo hacia abajo.
  • Divide a los/las participantes en grupos: las plataformas de reuniones te dan esa posibilidad y los participantes se sienten más involucrados en la reunión porque luego compartirán sus puntos de vista.
  • Cuenta historias y anécdotas: si es posible cuenta cosas sobre ti para acercarte de forma auténtica a los participantes. A todos nos pasan cosas y cuando las compartimos generamos un lazo de confianza muy importante.
  • Organiza descansos: algunas reuniones virtuales pueden durar muchas horas, ¡para al menos a la hora del café!
  • Pon música: al principio de la reunión esta puede ser una manera de romper el hielo al igual que en los descansos.

Algunas recomendaciones:

  • Adapta tus estrategias al contexto de la reunión. Aún y cuando sea una reunión en la que tengas que seguir protocolos muy serios puedes transmitir una energía fluida y relajada.
  • Sorprende a los participantes de forma agradable. La rutina diaria nos baja nuestra energía emocional y el hecho de que nos saquen de nuestra zona de confort nos sube la energía.
  • Suscita interés antes de la reunión. Es imprescindible que mandes recordatorios o algún ejercicio para fomentar el interés de los participantes.

RECUERDA QUE:

Antes de iniciar una reunión es necesario verificar tu estado de ánimo y si no es el adecuado toma medidas. Puedes cambiar tu energía con solo el hecho de pensar que esta es contagiosa y que de tu energía dependerá la de los demás. Es como cuando vas al médico. Si te trata una persona con carisma, que te escucha y entiende tu dolor, sientes que estás en buenas manos. Lo mismo pasa en una reunión, si el que la dirige tiene un estado de ánimo optimo, los demás se sentirán igual.

Y ahora una pregunta para ti:

¿Si tuvieras que aumentar la energía emocional en una reunión virtual …¿Qué harías?

Te invito a mi útimo café virtual pinchando aquí: Desarrolla el Arte de Hacer Reuniones Virtuales Delegadas, el próximo martes 19 de mayo a las 19:00 horas en Madrid.

¡Te espero!

Mercedes Valladares Pineda

Psicóloga Experta en TransCulturalidad

WhatsApp chat